segunda-feira, novembro 26, 2007

Testemunho da Marcha dos Discordantes em S.Petersburgo


Francisco Martinez, jovem jornalista espanhol e leitor deste blogue, enviou-me o seu testemunho directo dos acontecimentos em São Petersburgo, quando, no Domingo, manifestantes anti-Putin tiveram de enfrentar uma vez mais a polícia.

"El domingo 25 tenía prevista una entrevista con Kasparov. Su jefa de prensa me confirmó unas horas antes que estaba encerrado en una cárcel de Moscú. Aun así, me pasé por la marcha de protesta en Píter. Mera curiosidad. Ya al salir de mi casa -fontanka- empecé a notar que había mucha militsia en mi calle, algo inhabitual porque es bastante tranquila. Conforme voy llendo a la plaza del Ermitaje -donde estaba convocada la marcha- aparecen más y más policías, hasta llegar a la plaza (15min.), que estaba bloqueada en todas sus entradas con camiones quitanieve y furgones de los antidisturbios. Alrededor de la plaza ya encuentro a los Omón –antidisturbios-. Nunca he visto tanta policía junta, miles. Al principio voy con cuidado no hago fotos, aunque tampoco se ve movimiento por la entrada de arriba. Decido ir a la entrada de Nevsky, y efectivamente allí estaba el lío, junto al puente. Muchos policías, muchos periodistas y poca gente. Con cuidado voy para el lío. Estoy unos minutos mirando, hablo con algún periodista y veo a gente haciendo fotos, con acreditación de prensa y sin ella. También veo cómo van metiendo a muchas personas en furgones o en autobuses, dependiendo del ruído que hicieran. Decido hacer algunas fotos, con cuidado. Todo está rodeado de policía. Cruzo al otro lado de la calle, que es donde estaban los más jóvenes, pero procuro mantener cierta distancia. No hay enfrentamiento, pero aun así la policía detiene a mucha gente. A los que se resisten los cojen del pescuezo o los arrastran por las patas. Hago 6 o 7 fotos y de repente dos polis me cojen por detrás y me llevan a uno de los autobuses, sin preguntar. 12 personas en el fondo del bus y 8 policías. Nadie explica nada. Claro, guardé la cámara rápido en la mochila. Hablo con los que están ahí. Vi cómo engancharon al chico de mi derecha, no estaba haciendo absolutamente nada. A mi izquierda hay un periodista. Pregunta a los policías que nos custodian por qué nos tienen ahí, ¿qué hemos hecho?, los policías nos dicen que ellos no saben nada, y que tendremos de explicarlo en la comisaría. Él les dice que es periodista, y entonces los polis se ríen y dicen: "¿todavía preguntas por qué te hemos cogido? Siendo periodista tenemos aun más motivo. Sólo publicáis tonterías". Yo les cuento que soy estudiante y no tengo nada que ver con todo esto. Me preguntan que de dónde soy. Les digo que español, y contestan "Para qué has venido aquí con lo bien que se vive en España. Allí hace calor verdad?". Por la ventana vemos cómo cojen a más y más gente; indiscriminadamente, sin preguntar, incluso a periodistas con acreditación oficial y chaleco. Mi compañero de la derecha les pregunta si disfrutan haciendo eso, si se sienten realizados. Los policías rien, me miran y prenguntan "¿En España no pasa esto?". Tras 45 minutos de espera, sin que nadie explique nada, llega el jefe. Le cuentan que soy estudiante extranjero. Le enseño los documentos y me dejan salir, a mí y a otro chico. Al resto se los llevaron. La manifestación se está acabando, y los antidisturbios empiezan a coger a todos los que todavía rondaban por ahí. Eso sí, no tocan ni a las chicas ni a los ancianos. Salgo del bus y encuentro a un amigo alemán. Le estoy contando lo que me ha pasado y de repente llegan cuatro policías y nos detienen por detrás, llevándonos los brazos a la espalda. Al alemán se lo llevan, a mí me da tiempo a sacar el carnet de estudiante y le digo "pero si acabo de salir del furgón!" ..otro policía llega por detrás y saluda a los que me sujetan. "Cuánto tiempo hace que no nos vemos". Se ponen a hablar y me dejan ir. Mi amigo alemán estuvo media hora en el bus. Se encontró con cuatro turistas finlandeses que querían ver el ermitaje y también fueron detenidos. El canal Rossiya dio un especial por la noche, una especie de documental en el que decía que este fin de semana EEUU había intentado organizar premeditadamente una "Revolución Naranja" en Rusia, ridiculizaba a todos los líderes de la oposición, y hablaba del caos actual en Ucrania y Georgia. También decía que los manifestantes estaban entrenados, y que contrataban a gente -sobre todo ancianas- para provocar a la policía. La incertidumbre que existe cara a la salida de Putin está haciendo con que aumenten el control sobre el devenir político (asegurar la Duma) y repriman cualquier movimiento social que les quite capacidad de maniobra. Nadie en el Kremlin quiere que se vaya Putin porque temen una feroz lucha interna por el poder. Una lucha que ya ha empezado, como ejemplifica el encarcelamiento de Storchak, y el acorralamiento de Kudrin y Cherniakov".

1 comentário:

Jose Milhazes disse...

Peço desculpa ao autor do texto e aos leitores, mas não consegui colocar no texto o nome do autor. Trata-se do jovem jornalista espanhol e nosso leitor Francisco Martinez, que presenciou os acontecimentos de Domingo em São Petersburgo e nos enviou o seu testemunho. Obrigado, Francisco. Esta porta está sempre aberta